miércoles, 19 de abril de 2017

Discapanch en Retiro

Versiones cruzadas tras el cierre de Discapanch, un negocio administrado por discapacitados

CAPITAL FEDERAL 19 Abr(La Nacion).-
La clásica panchería estaba ubicada en la terminal del tren Mitre, en Retiro; cuál es la versión de los trabajadores y cuál, la del Gobierno.
Saúl Macyszyn fundo Discapanch como una alternativa a la falta de oportunidades laborales para las personas con discapacidad. Foto: Gentileza Discapanch

Quienes caminan habitualmente por la terminal del tren Mitre en Retiro, si son observadores, notarán un vacío. Discapanch, la panchería que estaba administrada por personas discapacitadas y que ya era un clásico en la antesala de las boleterías, ya no está y, en su reemplazo, seis de sus antiguos empleados buscan ganarse la vida en un puesto de comidas alternativo que les cedió el Estado. ¿Por qué cerró? Hay versiones cruzadas luego de la clausura de este local emblemático regenteado por discapacitados.Dejó de operar en medio de una disputa por el terreno en la que se enfrenta el fundador de Discapanch, Saúl Macyszyn, con el Ministerio de Transporte y la Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado (Sofse). Según difundió el emprendedor en un comunicado, estas entidades "intentan echar a La Solidaria Panchería Discapanch a fin de convertir el hall de la Estación de Trenes de Retiro Mitre en un shopping para locales de primeras marcas".El gerente de Relaciones Institucionales de Sofse, Diego Saralegui, negó que se trate de un shopping y aclaró a LA NACION que "están poniendo todos los locales en condiciones para hacer más agradable la experiencia del pasajero" y que Discapanch estaba dentro de los planes de esta nueva obra que pretenden terminar el mes que viene.Por eso, según explicó Saralegui, una vez que venció el permiso de Macyszyn para trabajar en el hall (el 31 de marzo de 2016) la empresa decidió no actualizar el canon -cuyo valor era de $5100 más IVA.- y, también por su condición especial, resolvió no cobrarle el alquiler en el período en el que se realizaran las obras."Le ofrecimos un lugar de alto tráfico de pasajeros pero no firmó el acta de reubicación (...) y nos dijo que no podía afrontar los gastos para readecuar el nuevo local", contó el representante de Sofse. Y agregó: "No nos entregó las llaves del local y tampoco firmó nada para ocupar el local nuevo".Pero esta versión no coincide con la de Macyszyn. Tal como explicó el emprendedor, lo "tapiaron" una vez que se negó a firmar el Acta de Devolución del Local. "Entonces, con un permiso precario de Sofse, puse un food-truck en el hall ferroviario pero a la noche lo deterioraron, lo trasladaron a un andén abandonado y le rompieron una rueda para que no podamos trasladarlo nuevamente al interior del hall", denunció. Desde la Sofse explicaron que hubo que correr el food-truck porque hubo desprendimientos con los trabajos que estaban haciendo en el cielorraso y señalaron que las capturas no fueron intencionales.

El futuro de los empleados

Macyszyn recordó el episodio del food-truck con gran pesar porque, según relató, ese fue el momento en que el final más temido se hizo realidad: "Quedamos todos desocupados". Y denunció: "A espaldas mía, se aprovecharon de la desesperación por trabajar de mis empleados discapacitados y les dieron permiso para que ocupen un pequeño puesto de madera que hace tiempo está abandonado en un andén".Sin embargo, Saralegui explicó: "Sofse está tratando de ayudar a estos chicos para que no queden en la calle y los está asesorando para que levanten una cooperativa".Guillermo Molina es uno de los 6 ex empleados de Discapanch que hoy recibe el apoyo de esta entidad oficial. "Nos dicen que somos un clásico de Retiro y que solo nos quieren reubicar. Gracias a ellos podemos seguir trabajando, nos prestaron un puestito sin cobrarnos alquiler, luz ni nada", contó a LA NACION."Si dependiera de Saúl estaríamos sin un peso, ahora por lo menos cubrimos las necesidades básicas", explicó y agregó: "Nos dejó en la calle sin pagarnos el sueldo, vacaciones o aguinaldo. Así que le mandamos un telegrama para que regularice nuestra situación y lo rechazó por inexacto e incompetente porque dijo que no fue él el que cerró sino que Sofse tapió las puertas del local". Molina quiere avanzar pero ve el camino repleto de obstáculos dado que, como Macyszyn se niega a despedirlos, no pueden romper el vínculo laboral para volver a empezar. En los papeles ellos siguen siendo sus empleados.
El final más temido se hizo realidad: "Quedamos todos desocupados". Foto: Gentileza Discapanch

El arreglo que hicieron con Sofse (Molina y otros 5 ex Discapanch) indignó a Macyszyn quien considera que es "injusto" porque alegó que el local que él fundó tenía 140 metros cuadrados y estaba ubicado en el centro del hall, mientras que ahora la panchería está en un puesto de madera de 6 metros "abandonado, vacío, deteriorado y viejo".El dueño de Discapanch dijo que siente una gran decepción: "Más allá de dejarme a mí en la calle, después de haber dedicado con muchos esfuerzos y sacrificios 20 años de mi vida a emplear gente con discapacidad, le pido al Ministerio de Transporte y a Sofse, ya no que me consideren, sino que tengan en cuenta a estas 8 familias que dependen de un discapacitado para sobrevivir, sabiendo de un contexto de escasas oportunidades laborales y aún menos para ellos". Y opinó: "Han mostrado para con los discapacitados una de las mayores falta de humanidad que me tocó ver en mis 78 años de vida (...) Si aseguran la continuidad de un trabajo formal para mis empleados con discapacidades, yo me retiro y devuelvo el local tan codiciado por varios grupos de inversores".Para Molina todo el planteo de Macyszyn responde a una estrategia: "Tiene una deuda con la AFIP y quería que lo indemnicen por 2 millones de pesos". Según dijo, Macyszyn les confesó que pensaba dejar Discapanch en marzo de este año y les manifestó: "No tengo más fuerzas, lo único que me importa es pelear para que los tomen como empleados de Sofse o que ustedes queden a cargo del local".En medio de estas opiniones cruzadas, en la terminal de Retiro hay un vacío donde antes estaba el original y ya típico Discapanch.

No hay comentarios.: