jueves, 18 de mayo de 2017

El Rol de Franco Macri

El rol de Franco en el mundo oriental, un rastro de décadas

CAPITAL FEDERAL 18 May(La Nacion).- El padre del Presidente hizo negocios y gestiones para varios gobiernos anteriores.
El empresario Franco Macri, padre del Presidente. Foto: Reuters / Marcos Brindicci / Archivo

Después de saludar al presidente Raúl Alfonsín, Yang Shangkun incluyó en su visita de Estado -en mayo de 1988- una parada poco ortodoxa para su ceremonial: el presidente chino fue a comer un asado con Franco Macri, el padre del actual presidente, a su quinta Los Abrojos. El empresario, en ese momento dueño de un emporio, ya había visitado China unos años antes con ganas de hacer negocios.Shangkun le ofreció a Macri que se ocupara de algunas gestiones comerciales chinas en América latina. Un nexo de las empresas estatales en la región. Y puso en marcha el primer proyecto: insertar los autos chinos en esos mercados. El asado entre los chinos y los amigos de Franco terminó con un improvisado partido de fútbol como parte de los campeonatos que organizaba su hijo Mauricio.Después de dejar Socma, el padre del Presidente dedicó a sus negocios con China la mayor parte de su tiempo en los últimos 15 años. El contacto siempre estuvo motivado por los negocios, pero con el tiempo el empresario se convirtió en una referencia para los chinos. Como cuando confundieron a Mauricio Macri con su padre en la cumbre del G-20 y pusieron su foto como presidente argentino escoltado por Vladimir Putin o Barack Obama. "Era un facilitador", lo definieron desde su entorno. Y remarcaron que ya no mantiene actividades comerciales, sino sólo protocolares.Franco Macri vivió durante varios años entre Buenos Aires y Pekín. En 2000 abrió las oficinas de Macri Group, que permanecieron activas (con 15 empleados) hasta 2014, su último viaje a China. Alquiló un departamento, contrató un chofer y un traductor, contaron desde su entorno. Los primeros negocios se concretaron con los autos de Chery, cuya marca explota ahora Socma en la Argentina, pero las iniciativas más ambiciosas nunca se concretaron.Los chinos lo reconocieron cuando lo nombraron consejero senior para América latina en 2006, un reconocimiento que lleva con orgullo en su cuenta oficial de Twitter. También fue declarado ciudadano ilustre en la capital china.Como intermediario, Franco Macri recibió la llamada de Néstor Kirchner para acercarle inversiones chinas, repite el empresario ante sus íntimos. Ese contacto dio comienzo a las negociaciones por el tren Belgrano Cargas, que se concretaron varios años después. La política metió la cola en el único conflicto que mantuvo con los chinos. Franco Macri había acordado una comisión cercana a US$ 400 millones por sus gestiones, según reconocieron desde su entorno, pero los cambios de último momento introducidos por los funcionarios argentinos en el acuerdo hicieron enojar a los chinos, relataron cerca del empresario. "Ni siquiera recuperó los gastos", afirman.A pesar del conflicto, Franco Macri acompañó en 2010 a Cristina Kirchner en su gira por China, donde finalmente se concretó la firma de un acuerdo para financiar las obras para el tren Belgrano Cargas. "Es el préstamo Macri", dijo el entonces presidente Hu Jintao en la audiencia oficial frente a la entonces presidenta.El padre del Presidente tentó a los chinos con los proyectos más ambiciosos, como por ejemplo otorgarles la limpieza del Riachuelo, iniciativa que fracasó en más de una ocasión. Uno de los pocos negocios exitosos para el empresario fue la compra de 279 vagones de subte que el Estado le hizo a China, una operación por US$ 650 millones que Elisa Carrió denunció por supuestos sobreprecios."Lo enorgullece la relación con los chinos", remarcan desde su entorno. Ya lejos de los negocios, Franco Macri (87 años) todavía recibe llamadas de empresarios chinos en su oficina de la avenida Libertador mientras lee los diarios, responde mails, navega con su iPad y recibe a sus amigos.

No hay comentarios.: