domingo, 14 de mayo de 2017

Mejoras en el Mercado Centreal

El Gobierno prepara un ambicioso plan de mejoras para el Mercado Central

BUENOS AIRES 13 May(IProfesional).- El proyecto contempla la posibilidad de cargar barcazas para que lleguen al puerto por el Riachuelo al puerto, para así descongestionar el tráfico.El Gobierno de Mauricio Macri puso en marcha un plan para que el Mercado Central se convierta en un centro de despacho similar al de las principales metrópolis del mundo, con capacidad para recibir lo que vende actualmente, pero también cualquier otro tipo de producción nacional que llegará a depósitos fiscales desde donde se enviarán al puerto de Buenos Aires.La idea más ambiciosa contempla la posibilidad de cargar barcazas que luego lleguen por el Riachuelo al puerto, descongestionando así el tráfico de camiones y abarate los costos logísticos.La orden para avanzar en el nuevo diseño del Mercado Central la dio el año pasado el ministro de Producción, Francisco Cabrera. El proyecto quedó a cargo de Miguel Braun, el sucesor de Moreno, pero con una mirada mucho más liberal.Braun, a su vez, le encargó a su equipo que recorriera el mundo en la búsqueda de espejos que adelantan. Fueron al Rungis de París, al Tsukiji de Tokyo, a Madrid y a Barcelona, pero se quedaron con el ejemplo de la capital catalana, denominado Mercabarna.Los españoles lo definen como "una ciudad alimentaria que funciona las 24 horas para garantizar el aprovisionamiento de alimentos frescos a los ciudadanos" emplazada en la zona franca de Barcelona.Allí conviven más de 700 empresas especializadas en la distribución, elaboración, importación y exportación de productos frescos y congelados. La aspiración de sus gestores es convertirlo en un hub alimentario a nivel internacional."Iniciamos un Plan Maestro que va a convertir al Mercado Central en una moderna plataforma alimentaria y logística que proveerá alimentos seguros a 12 millones de personas mejorando la competitividad de productores y comercializadores", resumió Braun ante una consulta del diario La Nación.En el país, la metamorfosis del Mercado Central, que vende 1,4 millones de toneladas al año con una facturación de $10.000 millones y recibe 9000 camiones por mes, empezó con una auditoría del nuevo gobierno, que detectó un estado de emergencia en infraestructura, seguridad y limpieza.La primera etapa del plan para el Mercado Central contempla la inversión de $190 millones para atender esas urgencias. Los trabajos consisten en la repavimentación de calles, la puesta en valor de las naves, el cerramiento del área de transacciones, la instalación de lámparas LED y de nueva cartelería y señalización. Estará terminada en noviembre de este año, según les prometieron los gestores del proyecto a Cabrera y Braun.La segunda etapa se iniciará el año próximo. Consiste en la adaptación de 119 hectáreas en el predio del mercado para crear un polo logístico nacional mediante la instalación de un centro de transferencia de cargas que reciba mercaderías de todo el país. El término técnico es "plataforma logística multimodal".Para eso se iniciaron contactos con empresas de transporte, logística y administradores de depósitos fiscales. La intención es que el Estado ponga su derecho sobre las tierras y el financiamiento para el proyecto, pero la inversión corra por cuenta del sector privado, que manejará un consorcio. Los cálculos preliminares indican que se necesitan u$s370 millones de inversión, indicó el citado matutino.La localización del mercado es la principal característica que favorece la iniciativa. Se trata de un punto en Tapiales (en la provincia y a las puertas de la ciudad) en medio de una telaraña de medios de transporte, actuales y potenciales. Está a la vera de la Autopista Riccheri y, con obras mediante para hacer conexiones, pueden llegar hasta él las líneas San Martín, Roca, Sarmiento, Mitre y Belgrano Cargas.Además, está a 14 kilómetros del aeropuerto de Ezeiza y a 22 kilómetros del Puerto de Dock Sud, donde la mercadería podría en el futuro llegar a través del Riachuelo.La intención es que en el predio funcione un centro fiscal de contenedores (la apuesta para desconcentrar la zona portuaria), un centro logístico de cargas multimodal (con la intención de aumentar exportaciones) y un centro de servicios para la industria alimentaria.

No hay comentarios.: